machismo y feminismo

MACHISMO, FEMINISMO Y GENDERLESS
¿Y si la moda pudiera ayudar a “retocar” las diferencias entre el machismo y el feminismo?

Hoy en día entendemos el machismo como cualquier actitud o manera de pensar de quien sostiene que el varón es por naturaleza superior a la mujer.

Esta afirmación el siglo pasado era como un mandamiento. Pero gracias al ser, energía o persona al que queráis darle el agradecimiento, esto está cambiando ya que cada vez más la mujer está siendo más consciente de la libertad y el poder que tiene. Lo que por tanto está haciendo que los machistas se vayan quedando en machitos.

En este siglo que vivimos el fervor que está creciendo en esta sociedad rebelde, en el buen sentido de la palabra y acción, de “jóvenes y jóvenas” viene pisando fuerte. Con una bandera de color morado, un puño al aire y con dos ovarios incluso masculinos, porque cada vez son más los niños, jóvenes y adultos que están apoyando este movimiento feminista.
Pero ¿se podría hablar de una actitud más allá del machismo y el feminismo? 
Una actitud no de superioridad por alguno de los dos géneros, sino de total igualdad.

Esta respuesta se podría responder a través de la moda. Y podría tener su solución en ella.

 Años atrás, incluso se podría decir que el año pasado, en pleno siglo XXI se seguía diferenciando notablemente el género masculino y el femenino en muchos ámbitos de la vida, y sobre todo en el de la moda. 
Se diferenciaba el sexo de alguien por un color, azul o rosa. Por una prenda, pantalones o faldas. O incluso por la ubicación de los elementos en una prenda, botones a un lado o botones a otro. 

Aunque ya eso hoy en día gracias a Rad Hourani (primer diseñador que empezó a diseñar ropa de Alta Costura Unisex) y precursado en España por diseñadores como David Delfín, se está asistiendo a un boom de la moda “Genderless” o como coloquialmente se conoce, ropa “unisex”.

“Con lo cual si hay un tercer género en la moda, ¿por qué no puede haberlo en la sociedad? Quizá la solución empiece por las pasarelas. Sacando a desfilar unos valores y derechos cada vez más neutros”.

Así, hoy en día es cada vez más frecuente ver a chicas en la sección de chico comprándose camisetas, camisas o incluso ropa interior y a chicos con complementos de chica como bolsos, maquillados o vistiendo con falda y que a pasos agigantados están convirtiendo estos estilismos en tendencia. Todo esto está cambiando así el lifestyle de una juventud que aboga cada vez más por la igualdad. Difuminando las fronteras entre lo que es de chico y lo que es de chica. Sin distinción de género en la ropa. Sin distinción de superioridad. Viéndose como semejantes unidos por unas costuras.

Y es que lo que se está aprendiendo con los nuevos estilos a la hora de vestir es que hay que apoyar a esos grupos de personas que luchan a través de la moda por unos valores de género neutro, de equidad, sin distinciones. Y puede que esta tendencia sea la primera aguja que empiece a coser unos valores genderless en todos los demás ámbitos, desde el social hasta el lingüístico. Porque si algo tiene la moda es que es una pieza clave en como la sociedad se muestra al mundo y en como concibe a éste, adquiriendo así el poder de cambiarlo.


TEXTO Julia Ufano @juliajulieta4
Share by: